jueves, 22 de diciembre de 2011

Felices fiestas a todos


Llevo días buscando la mejor manera de felicitaros la Navidad, sondeando la palabra precisa, tejiendo la frase más hermosa. No la encuentro. ¡Cuántos dichos no habrá! y cómo siempre acabamos de forma tradicional: Feliz Navidad, Feliz año, Mis mejores deseos.
Yo quiero deciros todo eso y más. Quiero daros las gracias a todos.
A mis hijas: por ser incombustibles, por levantarme cada mañana de la cama con la mejor de las sonrisas, por ser mi razón, por todo lo que cada día aprendo de ellas y con ellas. Os quiero princesas.
A mi marido: por estar siempre conmigo, por creer en mí y por su apoyo, siempre, por inalcanzable que sea el sueño. Gracias amor
A mi familia: que en la distancia está siempre en mi corazón y porque yo soy por ellos y sin ellos no sería.
A mis amigos: a los que tengo cada día a mi lado, a los que he dejado atrás, a los que hace tiempo no veo pero están en mi corazón. A todos los que en mi vida y en todas sus etapas me acompañaron y a los que siguen acompañándome. ¡¡GRACIAS¡¡
A las personas que me tropiezo cada día, a las que sonrío sin conocer y doy los buenos días porque la rutina de vernos así lo establece. A los lectores de este blog que tampoco me conocéis y estáis ahí , detrás de mí, siguiendo el hilo de mis palabras.
Mis mejores deseos para el año que viene van para todos vosotros¡¡¡¡¡
Particularmente yo le pido al año: Mucha salud para mí y mi familia, que sigamos trabajando, que nos amemos, que disfrutemos de lo que nos da la vida y que si, en algún momento, nos pone en un bache, sepamos sacar fuerzas para cruzarlo sabiendo que no estamos solos.
MI ABRAZO MÁS FUERTE. FELIZ NAVIDAD.
Silvia

martes, 20 de diciembre de 2011

Una tarde agitada


Y después de la tarde del martes con el corre - corre de llegar a las clases de inglés de Pitagorina (“Congratulations. She is excellent in speacking , listening and grammar”, ha dicho su teacher), aparcar en doble fila, recoger a Pizpireta de Ballet que salía hoy entusiasmada con su amigo invisible, aparcando encima del bordillo esquinero de turno, revisar los deberes, recoger una secadora y poner una lavadora, casi estaba lista para salir a mi cita con el dentista. Hora de la endodoncia: las 20.30h. Menuda hora, ¿no?, la mejor si tengo que contar con el papá de las hadas para visitar al médico. Pero, imprevistos de última hora, papá no salía de una reunión inaplazable y…… S.O.S. “ no puedo aplazar la cita por tercera vez” , me he dicho a mi misma. Bien, pues corre y ducha a las niñas. Pijama, calcetines, bufanda y chaquetón y sal corriendo a casa de mi buena vecina y mejor amiga que ha dado de cenar a mis peques y me ha permitido ir al dentista.
Extenuada me he sentado en el sillón del dentista casi como si fuera el diván del psiquiatra y por unos momentos he cerrado los ojos, sólo hasta que me han colocado algo indefinible en la boca que me ha hecho sentir como a Anibal Lecter en el Silencio de los Corderos. A las 21.30h estaba en casa. Las niñas ya leían su cuento en la cama y aunque me he dado cuenta de que estaba muerta de hambre, no soy capaz de comer nada porque todavía ahora que te escribo estas líneas tengo dormida hasta la oreja.
Un beso y buenas noches.

domingo, 18 de diciembre de 2011

2000 visitantes por el túnel


El túnel del hada ya ha recibido más de 2000 visitas. A duras penas puedo creerlo y os doy las gracias a todos aquellos que en algún momento os detenéis y hacéis una parada en él. La de cosas que estoy aprendiendo, los proyectos que están surgiendo y en especial, las personas que estoy conociendo. Cuántas mamis blogueras que sin tiempo hacen tiempo, a las que no pongo cara, pero empiezo a sentir cercanas. Daros un paseo por la casita de paja de kym o por el barco de mama es un pirata malo. Hace poco he conocido a más de 1000 y menos de 30 y vamos creciendo.
A modo de celebración, os contaré los inicios del túnel. La culpa la tuvieron mis hijas, las hadas protagonistas de este blog y que yo retrato como Pitagorina y Pizpireta. Para ellas estoy escribiendo un cuento que espero vea pronto la luz y que busca ilustrador (gema, ¿lo hablamos?). Como sabéis me licencié en Ciencias Políticas y soy Periodista pero las circunstancias, a saber: el trabajo de papá nos llevó a seguirle lejos de casa, luego aproveché para criar a mis hijas, luego me dí cuenta que cuando empecé a llamar a la puerta de nuevas opciones laborales la crisis se me adelantó. En cualquier caso creo que todo ha sido para traerme hasta aquí, para desarrollar mi verdadera vocación que no es otra que escribir.
Un día Pitagorina me sugirió que escribiera algo para ellas, que pudieran ver. A las dos les fascinan las hadas, desde bien pequeñas. Cuando nacieron, tan seguidas, tan queridas yo apenas cumplía los treinta y no tenía ni idea de lo que se me avecinaba. Fue como entrar en un túnel. Al principio ves la entrada, oscura y no sabes qué habrá dentro, ni qué distancia hasta la salida tendrá, si habrá luces o encontrarás tráfico dentro. Yo me aventuré a ese túnel en el que sigo pero se trata de uno diferente, lleno de color, de olor a mustela y klorane, con tropiezos y trastadas, repleto de cuentos y rebasado de besos, abrazos, retos y logros nuevos. Sé que algún día saldré pero ahora estoy aquí y quiero disfrutarlo, aunque a veces desfallezca.
Os adjunto un comentario hecho por Bibliopeque (Bibliopeque es una webblog proyecto de promoción a la lectura, impulsada por la biblioteca popular Coronel Dorrego de Argentina):

publicado en la blogoteca de 2ominutos.es sobre el túneldelhada:

Hola Silvia, tu blog nos encantó de verdad… Leerlo es agradable, mirarlo lo es más todavía. Hasta su nombre es una invitación a quedarse. Gracias por compartirte, mamá feliz !! :-)


Muchas gracias, de verdad. Seguiremos




Descubriendo a los Reyes Magos


El viernes pasado me comentaba mi amiga Yolanda que su hijo mayor (tiene 11 años) ya sabía la verdad sobre los Reyes Magos. Nos relató a mí y a otras amigas cómo había sido ese trance: “aproveché un largo viaje de vuelta en el coche, mientras sus tres hermanos pequeños dormían y le dije si él sabía qué los Reyes Magos eran en realidad los padres”. La sorpresa de mi amiga fue que su hijo lo sabía desde el año pasado. ¿Por qué no le dijo nada entonces? Quizás por no interferir en ese maravilloso misterio a sabiendas de que sus tres hermanos lo viven con ilusión, tal vez por no desilusionar a los falsos reyes, sus padres, que como todos los padres casi vivimos con más emoción esa noche que ellos o puede que como última oportunidad de asirse con fuerza a esa niñez que se le escapa cada día un poco más. Todas las allí presentes exhalamos un: “0hhhhhhhhhhh”. Pero claro, once años son once años y como todas tenemos niños más pequeños le insistimos a nuestra amiga que se conjurara con su hijo para que este nos siga guardando “el secreto”.

Qué vértigo cuando tus pequeños se hacen mayores. Por eso hay que aprovechar que todavía son pequeños para que vivan estos días con la mayor magia posible. Seguro que muchos de vosotros conocéis el portal www.navidadessorprendentes.com . Hoy el papá de las hadas las ha sorprendido con un mensaje entrañable y personalizado que sus majestades de oriente han enviado al correo electrónico de papá. Las hadas creen que papá conoce a Gaspar, se lo presentó el padrino de pitagorina y es conocedor de las cosas buenas y menos buenas de mis hijas. La cara de mis hijas no tenía precio cuando se han sentido no sólo saludadas por sus majestades los reyes sino que éstos les han dicho a Pitagorina que debía ser más ordenada con sus cosas pero que la felicitaban por su afán por la lectura y a Pizpireta que debía comer mejor pero que estaban contentos por cómo ya se vestía solita.

Qué bonito ser pequeños, qué mágica su sonrisa y que envidiable su ilusión. Felices fiestas a todos desde el Túnel del Hada.

martes, 13 de diciembre de 2011

Los recortes en sanidad deberían preocuparnos


Esto me pasa por hablar: "ya no me acuerdo del tiempo que hace que se me enfermó una de las niñas", dije toda orgullosa y un día después y una noche seguida de mocos, tos y delirios, va y la pequeña pizpireta se pone malita. Nunca he llevado bien que se enfermen, imagino que porque han sido niñas sanísimas y sé que cuando les duele algo o se quejan, les duele y se quejan de verdad. Bueno, nada alarmante, un resfriado común con leve faringitis y unas décimas de fiebre. Hoy pizpireta se ha quedado en casa y acostumbrada a verla brincar, tiemblo al verla dormitar en el sofá. Ya está mucho mejor pero os cuento esto por lo siguiente: he llevado a la pequeña hada al médico, no de urgencias, tenía mi cita horaria en su centro sanitario con su pediatra. Cuando he llegado, los niños y niñas que aguardaban en la sala de espera formaban un número considerable y las mamas, papas y o abuelos que los acompañaban parecían desesperados.
" ¿Por qué hora va la doctora?", he preguntado con pizpireta en mis brazos y con más ganas de volver a casa que de quedarme. "Uff, vaya usted a saber", me han dicho. La pediatra de mi hija había tenido que salir a atender una urgencia al pueblo de al lado que parece ser carece de pediatra y otro colega que no es pediatra pero que ejerce (con maestría hay que decirlo) desde hace años esa especialidad se ha tenido que hacer cargo de su cupo de pacientes y del cupo de pacientes de mi pediatra. Vamos, por su consulta han pasado una treintena de niños cada 5/7 minutos. Esto me ha hecho pensar que ante los ajustes y recortes que sufre el sector sanitario no deberíamos permanecer impasibles. Mi buena amiga Pilar, médico de cabecera en otra localidad, me comentaba no hace mucho: "El problema es que cuando ves más de setenta pacientes al día puedes pasar por alto, por la celeridad con la que visitamos, cosas que son más graves". En fin, me he resignado a esperar un par de horas en la consulta y Pizpireta ha estado en consulta no más de cinco minutos. Por suerte, la medicación hace efecto y ella mejora. "Pongan una reclamación" casi suplicaba la doctora "yo no puedo hacer más". Por lo menos para pensar, ¿no?.

lunes, 12 de diciembre de 2011

"¿Qué tal las Navidades, felices o en familia?


Las fiestas que se acercan son fiestas de reencuentro con nuestros amigos y familiares. Yo voy a recorrer más de 1600 km entre Navidad y Nochevieja para abrazar a los míos. Este año será un año especial. Los abuelos de las hadas se han separado y sus titos también. Hace tiempo que mi amiga Carmen me viene diciendo que tengo que explicarle a las niñas lo sucedido y es que, seguramente, me he refugiado en la distancia que nos separa y me ha sido más cómodo no contarles nada. ¿Cómo explicarles que los abuelitos no viven juntos o que el tito no cenará con nosotros en Nochebuena?. Tendré que trabajarlo. Me he dado cuenta que tenemos muchos amigos divorciados y o separados, unos se llevan mejor, otros peor, unos estarán juntos estas fiestas y otros compartirán y repartirán días con sus hijos. De ahí mi reflexión de hoy.o ¿CÓMO AFRONTAR LAS NAVIDADES CUANDO PAPÁ Y MAMÁ NO VIVEN JUNTOS?. Que os aparece firmando un armisticio. Sí, sé que no es fácil y no puedo hablar de ello en primera persona pero supongo que en esos días sería bueno no tensar la cuerda e intentar “vivir en armonía” unos días por los más pequeños. Me ha llamado la atención (lo he leído en prensa hace unos días) la convocatoria de un taller de Mediación familiar con el título de “¿Qué tal las Navidades, felices o en familia?”. Para aquellos papis separados que no sepan cómo abordar estos días, este taller se imparte hoy 12 de diciembre en el Centro de apoyo a la familia de Majadahonda. www.centroapoyofamilia.com

Recibe un cordial saludo.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Un largo puente da para mucho


Las hadas ya están dormidas. Les ha costado esta noche o debería decir semana. “¿hoy vamos al cole, mami? preguntaba Pizpireta al levantarse esta mañana. “No cariño, hoy tampoco”, le he dicho “¿y mañana?. Mañana sí, cielo”. Las dos andan un poco desconcertadas, divertidas y algo agitadas ante lo que está siendo una semana prenavideña. Ya hemos puesto el árbol en casa. Nos ha quedado precioso y eso que yo quería cambiarlo pues creo que se nos ha quedado pequeño y que va perdiendo ramas cada año que pasa. Lo compramos cuando nació Pizpireta, hace ya siete años y parece que va a quedarse con nosotros para largo. A las chicas les parece el más bonito de todos, ni los más grandes, ni siquiera los naturales le hacen sombra a este árbol que cada año soporta más guirnaldas, corazones, estrellas, cajitas de regalo, bolas de navidad, hadas, papanoeles y nuevas luces, eso sí, porque las fundimos siempre. A pie de árbol, hemos puesto el nacimiento. Te cuento que he tenido que guardar el que años atrás me pintó y regaló mi madre y que para mí tiene un grana valor sentimental por otro, no menos bonito, con el que las niñas juegan a todas horas: que si los reyes magos se van de paseo, que si el niño Jesús tiene frío y lo tapamos con una manta. (servilleta que traen de la cocina), que si ahora los playmobils son los pastores y las pin y pon también van a Belén. En fin, bomba se lo pasan y yo ya no sufro si a la mula se le rompe la oreja o Melchor se escalabra.

Además, hemos celebrado mi cumpleaños y hemos disfrutado de las luces navideñas de la ciudad, de estar en familia, de estar con amigos, de comer chocolates y turrones. ¡¡Dios mío, ya tengo uno o dos kilos de más¡¡. Hoy para rematar las hemos llevado al cine. Hemos visto Arthur Chrismats con unos cuantos amiguitos del cole. Por cierto, me ha encantado y también a Pitagorina, a Pizpireta y sus amiga le ha costado un poquito más seguirla. Os la recomiendo de siete años en adelante. Me ha parecido una bonita historia donde tradición y modernidad se acaban dando la mano. Es de las mejores pelis animadas de navidad que he visto, sin duda. Bueno, pues después de tantas emociones, mañana al cole. ¿cómo no va a costar dormirnos? Y en nada, otra vez fin de semana. A descansar. Un saludo desde el túnel.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Fracaso escolar. ¿dónde está el origen?


En los últimos días la prensa, además de hablar de la crisis, se hace eco del fracaso escolar de nuestros estudiantes. Al parecer un último estudio revela que casi el 31% de los alumnos no aprueban la secundaria obligatoria. Si miras en un mapa el porcentaje de los que no pasan es abrumador de Madrid para abajo. Realmente me parece una noticia preocupante porque lanzamos a la calle a chavales sin formación laboral o sin titulación que les permita realizar otros estudios. ¿Qué es lo que falla? ¿el sistema? ¿los padres? ¿los maestros y profesores? ¿los chavales?. De todo un poco. Logses y loes varias, ¿cuántas en los últimos años? que no acaban de confirmar y asentar un modelo educativo que hace aguas, donde sigue primando la memoria por encima del análisis y la deducción, con cada vez más asignaturas dispersas. Acordaos de la que se lió en este país nuestro con Educación para la ciudadanía, todos preocupados sobre la necesidad o no de realizar esta materia. Pusimos el grito en el cielo y luego no nos sorprenden las faltas de ortografía de nuestros jóvenes que personalmente me escandalizan o su desconocimiento cultural básico o su escasa comprensión lectora.

Pedagogos, maestros y profesores insisten en que el inicio de una trayectoria al fracaso escolar se observa ya en primaria. La implicación de los padres en la educación de los hijos es directamente proporcional al éxito de éstos en los mismos. Motivarlos, valorarlos, hacerlos responsables es nuestra contribución como padres desde ya.”Eso es sencillo si tus hijos van bien en el colegio”, me comenta la madrina de mi hija. Y es cierto, todo va bien si tus hijos no presentan dificultades. A saber: dislexia, transtorno por déficit de atención, hiperactividad, coeficiente intelectual superior o inferior a la media o sencillamente dificultades de integración. Otra buena amiga que vive lejos me comentaba cómo su hijo de siete años está sacando unas notas malísimas, seguramente consecuencia de la separación de sus padres. No sé si me explico, hay un sinfín de variables que influyen en el currículum de nuestros estudiantes. Creo que se necesita más apoyo en las aulas, los maestros trabajan a varias velocidades en una misma aula y muchas veces carecen de información o conocimiento sobre las dificultades arriba mencionadas o, lo que es peor, no cuentan con recursos para trabajarlos.

.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Escapada de fin de semana en familia


Lo difícil que puede resultar conseguir un hotel para hacer noche en una ciudad como Madrid lo debes saber tú si tienes una familia, al igual que yo, de lo más común. Dígase matrimonio con dos hijos. “Lo sentimos pero máximo tres personas”, suelen decirte al teléfono. Si la reserva la haces por internet o “no hay habitaciones que se ajusten al pefil demandado” o te hospedas en la suite familiar cuádruple de precio también cuádruple. ¿A qué sí?

Mi familia corriente suele “escaparse” a menudo y hace viajes relámpago de fin de semana. Sevilla, Córdoba, Madrid, Toledo, Valencia. Hasta la saciedad me he cansando de decir que no, que no voy a hacer noche en dos habitaciones. Algunos hoteles de ciudad ya se están dando cuenta de ello y están lanzando buenas e interesantes ofertas para el turismo en familia. Es el caso de la cadena novotel que desde aquí te recomiendo pues se está especializando en ese target y tiene una buena relación calidad/precio. Con habitaciones para cuatro a precios razonables, espacios de juegos para todas las edades: desde consolas a cocinitas. Menús y horarios infantiles y un sinfín de detalles para los más pequeños.

Este fin de semana se nos ocurrió escapar a Madrid, dejar el campo y vivir un poco la ciudad y sus luces de navidad. Nos hemos perdido por su plaza Mayor para comprar una nueva figura del pesebre, hemos tomado un chocolate en la plaza de Oriente y hemos caminado entre la multitud con el frío sonrojando nuestras caras. Lo hemos pasado en grande paseando sin más. “¿Qué es esa cola de gente tan larga mami?” preguntó pizpireta. Era la cola para adquirir lotería en doña Manolita. Increíble. Ni te cuento lo que he disfrutado en la casa del libro perdida entre libros y más libros. No me han dejado comprar porque en breve es mi cumpleaños y me temo que papá tenía miedo de que cargara con lo que seguro está ya comprado. Ese fue nuestro sábado , hoy domingo hemos hecho también algún encargo para los Reyes Magos y eso sí que ha sido una odisea, teniendo en cuenta que las hadas iban pegadas a nosotros. Nuestras tretas ya tenemos. Un beso y feliz semana.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Llegan días para pensar, ser, compartir y amar


Pronto organizaremos en el cole de mis hijas un pequeño mercadillo solidario. Hace ya unos años que los alumnos de infantil escogen uno de entre los juguetes que tienen en casa y lo colocan en una preciosa caja de regalo para hacerlo llegar a otros niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Este año, además, se ha propuesto extender la propuesta a los alumnos de primaria, secundaria y Eso para que aporten material escolar y o productos no perecederos como pasta, arroz, conservas, mantas, ropa o calzado. Intentaremos coordinarnos para que todo llegue a quienes más lo necesitan por mediación de alguna ong o la misma parroquia del pueblo.

Pitagorina me ha preguntado si es que los niños de África no hacen carta a los Reyes o por qué los Reyes Magos dejan tanto aquí y tan poco allá. No hace falta irse a África, que también, pero a nuestro alrededor hay muchísima gente que está necesitada.

Yo me pregunto si ahora que llega la Navidad y nos volvemos voraces consumidores, no deberíamos pararnos a reflexionar en el sentido que debieran tener estas fiestas para nosotros. La generosidad, el compromiso, la amabilidad, el sentido de la familia o de la amistad. Son esos los valores que deberían acompañarnos estos días que vienen. Todos los día del año.

A mí particularmente me gusta muchísimo la Navidad, en especial desde que soy madre y eso que me genera un sinfín de emociones. Dicen que los adultos vivimos la Navidad por cómo la disfrutamos de niños. Yo recuerdo mucha familia en casa, los canelones de mi tía, comer turrón de chocolate antes de la cena, a mis primos revoltosos, a los vecinos que llegaban después con panderetas y zambombas y la ilusión de los reyes magos que venían con uno o dos regalos que yo recibía con entusiasmo. Recuerdo las misas del gallo, los festivales de villancicos del cole, el frío y mis manos en la estufa de butano que había en casa y a mamá cantando villancicos hasta perder la voz. Recuerdo hasta a los que no están y no olvido la alegría de mi tío Jesús ni los ojos verdes, de otro mundo, de mi primo Eduardo.

Hoy que vivo tan lejos de mi familia, no puedo evitar intentar que mis hijas sientan la Navidad como la he sentido yo y en casa ponemos el Belén, el árbol y encendemos luces por doquier. Me dan ganas de organizar meriendas y encuentros con los amigos y vecinos que son aquí nuestra familia.Ya estamos cantando villancicos. Tenemos que viajar y recorrer medio país para estar con los nuestros. Muchos de nosotros somos afortunados y se nos olvida. Que no te falte la sonrisa, que des los Buenos días a aquellos con los que te cruzas, que abraces y que beses, que digas a quien quieres que los quieres y que no dejes de hacerlo nunca. Ya ves, me ponen sensible estos días y todo esto me ha salido sólo para pedirte que te unas a la iniciativa de compartir con los que menos tienen y te acerques o preguntes en tu empresa, cole de tus hijos, parroquia o asociaciones diversas si pudes ayudar con tu aportación. Un beso muy fuerte.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Regalos de Reyes adecuados o esperados

"Olivia y la carta a los Reyes Magos. Olivia tiene que escribirle la carta a los Reyes Magos, pero es incapaz de decidirse por cuatro juguetes. Al final, la carta está llena de tachones. Cuando Olivia va con su abuelo a darle la carta a los Reyes se pone a llorar, pensando que los Reyes no entenderán nada y se quedará sin regalos. Su abuelo le cuenta una bonita historia de cuando él era pequeño y Olivia se queda tranquila."


Autor: Elvira Lindo. Editorial: SM



Acabo de leerles este libro a las niñas, mientras cenaban. Es precioso y les ha encantado. Ellas, que cuentan los días en el calendario para que lleguen los Reyes y están preocupadas por saber si les traerán todo lo que han pedido. "Todo, todo, no creo que puedan, pero seguro que traen lo que os hace mucha ilusión o quizás lo que sin haber pedido, os va a encantar, tal y como le pasó al abuelo de Olivia (cuento que os recomiendo). La pequeña pizpireta está convencida de que a ella se lo traerán todo (una lista interminable) "porque hasta me he comido la crema de verduras que no me gusta" ha sentenciado. Pizpireta se conforma con un libro y una nintendo DS. "Mamá, es el tercer año que se la pido a los reyes, ¿me la traerán este año?"Lo cierto es que sí, que lleva tres años pidiendo la consola que "todos mis amigos tienen" y que nosotros nos hemos negado a comprarle. No sé, tecnológicamente ella se maneja estupendamente y hay muchas páginas con juegos en la red a los que juega habitualmente, también la wii está en casa y me parece estupenda porque jugamos mucho en familia. Me niego a tener a mi hija aislada, pegados los ojos a una consola y negociando con ella los horarios de uso pero también pienso que quizás esté exagerada en mi postura y quizás este año los Reyes magos nos sorprenden. De momento, lo están pensando.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Animando a leer a tus hijos


“Apagad ya la luz que es muy tarde” cantinela nocturna en mi casa todos los días. Las pequeñas hadas disfrutan leyendo antes de irse a dormir y esto me ha causado más de un problema si alguna vez se nos ha hecho tarde y quiero acostarlas sin más. “Tú siempre dices que no puedes dormir sin leer, mami” se jacta pizpireta y añade “nosotras tampoco”. A sus cinco años la pequeña de la casa ya lee bastante bien. Además de por el excelente trabajo de su maestra, creo yo que motivada por pasarlo tan bien como su hermana mayor.

Cierto es que hay niños, como adultos, que disfrutan más o menos leyendo pero yo estoy segura de que si de pequeños los animamos a la lectura ya no dejarán jamás de disfrutar de un buen libro. El tema es cómo hacerlo. Voy a compartir contigo lo que a mí me ha funcionado:


  1. Como bien se anunciaba: si los padres leen, ellos también.

  2. Pon sus cuentos y libros a su alcance, que desde pequeños puedan cogerlos y ojearlos.

  3. Como a tí, a ellos les gustan los libros que narren y cuenten las cosas que son de su interés. Si a tu hijo le gustan los piratas, los dragones o el espacio, hay mil cuentos con historias fantásticas dónde aprenderán más sobre ello.

  4. Si es un poco remolón, empieza tú a leerle el cuento, con entusiasmo e interés y deja que sigan ellos interesándose por la historia.

  5. Que ellos ya lean, no significa que tú debas dejar de hacerlo.

  6. Busca un ratito al día. Un momento de lectura en el que tú puedas sentarte a leer con ellos.

  7. Acude asiduamente a la biblioteca. Hay muchas novedades y también cuentacuentos muy divertidos.

  8. Regala cuentos.


También los docentes tienen aquí un papel trascendental. Yo tengo la suerte de contar con la inestimable ayuda de la maestra de mi hija mayor que trabaja con entusiasmo por inculcar a sus alumnos el precioso hábito de leer. Así, los niños llevan a casa lo que ella ha llamado “la mochila viajera”. Un método como hay muchos de animación a la lectura en el que todos los niños de la clase están inmersos. La mochila viajera pasea por la casa de todos los niños cada semana donde permanece los siete días para que el afortunado/a descubra los tesoros de su interior. A saber cuatro libros que han de leerse o leer en familia. Se trata de libros divertidos, no muy extensos (son niños de 7 años), cargados de sorpresas y curiosidades, de aventuras. Todos los leen y luego en una libreta en común que viaja con la mochila cada uno escribe lo que más le ha gustado. Esta semana la mochila duerme en casa. Pizpireta ya se ha leído uno de los libros, divertidísimo, que habla de una bruja que no gana para multas por aparcar mal su escoba. Hay otro de animales, repleto de curiosidades para mí también, que le estoy leyendo yo a ella y a su hermana mientras meriendan o cenan y papá ha escogido otro para leerles por la noche.

Me parece un método estupendo que he querido compartir con vosotros.

Un saludo cordial.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cómo generar autoestima en nuestros hijos


Los niños crecen y no siempre estamos ahí para protegerlos y aunque no queramos se van encontrando situaciones difíciles que tienen que aprender a sortear, días mejores, días peores, buenos y malos amigos. Como en la vida misma. Quizás tú en casa no dices palabrotas, pero ellos las oyen fuera o no coincides con los criterios de otros papás que permiten comportamientos o actitudes que tú no toleras en casa. Quizás tienes un niño o una niña más o menos alto, más o menos gordito, con gafas o sin ellas, el más listo de la clase o el más rezagado, ya me entiendes.

Alrededor de este tema giraba una conversación mantenida con unas amigas, mamás todas ellas de niños y niñas con edades diferentes. Coincidíamos en la importancia de desarrollar y fortalecer la autoestima de nuestros hijos para hacer frente a esos pequeños problemas, para ellos enormes, con los que se enfrentan a diario.


Ahí está, le llamaré Pedro, el hijo de 7 años de mi amiga que sufre la ironía de sus compañeros porque prefiere tocar la guitarra a darle al balón. Sin ir más lejos Pitagorina me comentaba días atrás que cuándo podía depilarse porque sus amigas le decían que tiene vello en los brazos. Son ejemplos sencillos pero significativos. ¿Cómo ayudamos entonces a nuestros hijos? Generando su propia confianza. Los expertos señalan que la autoestima se va generando desde nuestros primeros días, esto es desde que somos bebés. Todo el amor y la seguridad que transmitimos a nuestros hijos los hace sentirse confiados y seguros de sí mismos y del mundo que les rodea. Igual que consolábamos su llanto y alabábamos sus progresos cuando empezaban a andar, cuando dejaron el chupete o controlaron su pipí. No hay que dejar nunca de transmitir ese amor y esa seguridad. Quiere a tu hijo como es y hazle saber que por cómo es lo quieres, alaba sus esfuerzos, díselo, “qué bien lo has hecho hoy, cariño” o “ya sé que te ha resultado difícil pero al final lo has logrado, estoy orgullosa”. No le recrimines jamás delante de los demás y ni mucho menos lo compares con otros amigos, compañeros o con sus hermanos.

No caigamos en eso de : “es muy patoso, qué despistada, qué torpe, no sirve para la música o los deportes se le dan fatal” porque aunque no lo creamos les estamos poniendo nosotros mismos una etiqueta.

Dice Pitagorina que hoy en clase han hablado de la confianza y que la maestra ha preguntado en quién tenían confianza. “¿ y tú que has dicho, cielo?” a lo que me ha respondido: “le he dicho a la profe que, sobretodo, yo tengo confianza en mi misma”. He sonreído porque es algo en lo que insisto a diario con mis pequeñas y al final todo da sus frutos, aunque sea difícil.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Día Internacional de los Derechos del Niño

Este domingo día 20 de noviembre, además de ir a votar, no olvides que se celebra el Día Internacional de los Derechos del Niño.


Pese a que en el año 1957 las Naciones Unidas aprobaron una Declaración de los Derechos del niño, ésta carecía de carácter legal y fue precisamente el gobierno de Polonia quien en el año 1978 presentó una versión provisional de la Convención de los Derechos del Niño que tardaría una friolera de 10 años en aprobarse y ratificarse: el 20 de noviembre de 1989. La Convención se convirtió en ley un año más tarde, en 1990, después de ser aceptada y firmada por 20 países. España estaba entre ellos. En la actualidad la CDN ha sido aceptada por todos los países del mundo con dos notables excepciones: SOMALIA y ESTADOS UNIDOS.


En septiembre de 2000 se celebró la cumbre del milenio y se acordó la consecución de 8 objetivos fundamentales que se revisarán a la vuelta de la esquina, en el año 2015. Y aunque esos objetivos están dirigidos a toda la humanidad, incumben principalmente a la infancia y su cumplimiento debería mejorar su calidad de vida cualquiera que sea su lugar de nacimiento. Ojalá se cumplan:


  1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

  2. Lograr la enseñanza primaria universal

  3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer

  4. Reducir la mortalidad infantil

  5. Mejorar la salud materna

  6. Combatir el sida, el paludismo y otras enfermedades

  7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

  8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo




miércoles, 16 de noviembre de 2011

breve relato de un pequeño terror nocturno


A las 04:00h de la madrugada de hoy me he despertado sobresaltada al escuchar a Pitagorina llamarme sin consuelo. Me he levantado deprisa y la he encontrado de pie, buscando sus zapatillas y su batita. Estaba soñando despierta y su angustia era evidente: “mami, los deberes, no he hecho los deberes”, me decía agitada. “No cariño, claro que los has hecho”, he intentado calmarla yo. Cuando he visto que no la convencía, me he limitado a decirle que no se preocupara que mañana, por hoy, los hacíamos juntas y así he logrado meterla de nuevo en la cama. Al segundo ya estaba dormida. La que después no ha pegado ojo he sido yo. La verdad es que mis hijas no han sufrido terrores nocturnos, quizá porque duermen juntas desde que tienen uso de razón o porque desde pequeñas yo atrapo sus sueños malos cuando les doy un beso antes de dormir.

Pitagorina se hace mayor y en ese camino, como a todos, nos acechan los temores y las responsabilidades de la vida cotidiana. Había tenido un día agitado y su “estrés”salió por la noche en forma de pesadilla. Esta mañana no se acordaba de nada. Por supuesto sus deberes estaban listos en la mochila.


Por si os interesa, os adjunto este artículo de interés publicado en www.guiainfantil.com


Pesadillas de los bebés y niños

Por lo general, las pesadillas empiezan a los dos años aunque sean más comunes en niños de tres a seis años de edad. No se sabe la causa, pero dicen que están relacionadas con el estrés y la ansiedad de los niños. Las pesadillas ocurren durante el sueño ligero y su frecuencia es muy relativa. Hay niños que tienen pesadillas de forma muy seguida, otros menos, y otros no llegan a tenerlas. En la mayoría de los casos, las pesadillas no suponen un motivo de preocupación para los padres. Lo importante es saber cómo actuar en el caso de que tu hijo sufra una pesadilla.

¿Qué debemos hacer?
Prevención.
Los padres deben estar atentos a lo que ven sus hijos en la televisión, especialmente antes de la hora de irse a dormir.
Estar preparados.
Como las pesadillas no se pueden evitar y no avisan cuando vienen, los padres deben estar seguros de oír a sus hijos por si lloran durante la noche y acudir enseguida.
Atender a los niños.
Durante una pesadilla, los padres deben atender a sus hijos lo antes posible. Los niños necesitan de ayuda y de consuelo.
Tranquilizar al niño.
Los niños deben sentirse protegidos. Háblales con voz calmada para que sepan que te quedarás con él si así lo desea, pero que está bien que vuelvan a dormirse.
Quedarse con el niño.
Quédate con él hasta que se haya calmado y se vuelva a dormir.
Mantener la calma.
Aunque sea desconcertante para los padres ser despertados súbitamente por los gritos y el llanto de sus hijos, hay que mantener la calma. Los niños notarán si los padres se encuentran nerviosos y no les servirá de nada. Solo los padres calmados podrán ayudar a sus hijos.
Charlar acerca de la pesadilla:
Si los niños lo desean, podréis charlar con ellos acerca de sus pesadillas. Los padres deben ayudar a sus hijos para que piensen y discutan formas de sobreponerse a las cosas que en el sueño les asustaron. Deben ayudarles a que inventen un final feliz para el sueño.

¿Qué NO debemos hacer?
- No despiertes al niño. Si los niños lloran, pero todavía están dormidos, no es necesario despertarlos. Debes quedarte con tus hijos hasta que despierten o se vuelvan a dormir en paz.
- No le lleves a tu cama. Y tampoco te subas a su cama.
- No le digas que las pesadillas no son reales. Conviene explicar a los niños qué es un sueño y que todos los tenemos.

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos afectan a un 3 por ciento de los niños, principalmente entre los 4 y 12 años, se resuelven espontáneamente en adolescencia. Suelen aparecer a primeras horas de la noche. El niño está agitado, llora, grita, suda y se percibe que está angustiado. En los terrores nocturnos, muy frecuentemente, el niño no recordará nada de lo que le ha causado ese malestar, por tanto, no se le debe interrogar esperando que nos cuenten lo sucedido. Si insistimos, no generaremos más que confusión.

Hay que diferenciar los terrores nocturnos de las pesadillas, que se producen más frecuentemente al final de la noche, y donde el niño puede contarnos lo que ha vivido en el sueño (ensueño). Los terrores nocturnos pueden ser desencadenados por fiebre, falta de sueño y medicamentos que actúen a nivel del sistema nervioso central.

Niño sonámbulo

El niño sonámbulo se levanta de su cama y, permaneciendo dormido, hace actividades que pueden ser habituales. La edad más frecuente de aparición es entre los 4 y 8 años y se resuelve espontáneamente en la adolescencia. La fiebre, la falta de sueño y algunos medicamentos actúan como factores causantes. Se debe consultar para establecer estrategias que eviten riesgos en estos niños.

Niños que hablan durmiendo

La somniloquia esla emisión de palabras durante el sueño. No constituye ningún problema y no requiere tratamiento.

martes, 15 de noviembre de 2011

Carta a los Reyes Magos


Ya tenemos listas las cartas a los Reyes Magos. Preparadas para tirarlas al buzón de correos que tenemos en la puerta del cole mañana mismo por la mañana. ¿Qué es pronto?. No, os cuento para las/los que no lo sabéis. Si enviáis la carta a los Reyes Magos a través de correos, esto es comprando tu sobre y sello, a la atención de sus majestades los reyes magos de oriente y, por supuesto, sin olvidar vuestra dirección en el remite, obtendréis respuesta. Vuestros hijos/as reciben unos días después una carta desde Oriente en la que los Reyes Magos les dicen a vuestros niños que han recibido su carta y que ya están preparando los regalos que han pedido.

Os animo a que lo hagáis con tiempo, les hace mucha ilusión y además luego obvias las largas colas del frío enero entregando las cartas a última hora.

Ni os cuento que mis hijas han pedido una lista inacabable de regalos a sabiendas que sólo llegarán unos poquítos. “Los que ellos elijan, mami”, ha dicho pitagorina y pizpireta se ha adelantado y ha rodeado en rojo los tres que ella prefiere de entre todos los pedidos. “ Uno por cada rey mami, tres¡¡¡”.

Sí, ya sé que falta un poquíto pero a mi me entusiasma la Navidad en especial desde que las hadas están en mi vida. Feliz noche de martes.

domingo, 13 de noviembre de 2011

¿animales en casa?


Pitagorina quiere ser veterinaria. Es pronto, cierto, pero apunta maneras. Y así como la pequeña pizpireta ya ha tenido vocación de cocinera, astronauta, bailarina, ingeniero y médico “de mayores, para cuidarte a tí, mami”, Pitagorina lo tiene claro: veterinaria. Le gustan todos los animales, por todos siente curiosidad. Igual le hace una casa a una mariquita que alimenta a un caracol o acaricia un saltamontes que no duda en coger que no cazar. Y eso que yo no la ayudo demasiado. A mi me gustan los animales pero en casa de los demás. Ella se muere por tener un perrito, un gatito, peces, tortugas, conejos y horror porque me aterrorizan, un hamster. Y yo me opongo.

Hoy ha redactado su carta a los reyes magos y entre juguetes y cuentos ha pedido un perrito articulado o un gatito mascota. “Le estás causando un trauma a tu hija”, me ha dicho su papá. ¿Qué opináis?. Yo no quiero animales dentro de casa. Podría tenerlos fuera pero me daría mucha pena, viva la contradicción. Además, nosotros vivimos lejos de la familia y salimos con frecuencia los fines de semana por lo que necesitaríamos de la bondad de nuestros amigos y vecinos para que se hicieran cargo cuando nosotros no estamos. Creo que mis hijas son todavía pequeñas para hacerse responsables de un animal que entiendo necesita mucha atención y cuidados. Hoy unos amigos nos han recomendado un gatito que es un animal más independiente y podría vivir perfectamente feliz en el jardín de casa. Lo estoy pensando. Mientras tanto mi hija observa y decora el nuevo hormiguero que acaba de encontrarse. Acepto vuestras opiniones.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Educando en la frustración


Ni a los niños les gusta no salirse con la suya ni a nosotros los padres nos gusta desilusionarlos. Así que para ambos, para los peques y para nosotros los papis, resulta difícil madurar y educar en la frustración respectivamente.

Recuerdo cuando yo misma era pequeña y ansiosa pedía a mi madre mis cromos de picar, más colores o la barriguitas de turno. Ella me miraba y tenía tres frases estándar:


¿Es tu cumpleaños?, ¿es tu santo?, ¿es Navidad? . Y ni cromos de picar, ni colores, ni barriguitas, hasta mi cumpleaños o Navidad porque hasta hace un par de años no supe en qué día se celebraba mi santo. Y aquí estoy, hecha y derecha.


Mis pequeñas hadas salen del cole alborotadas, semana sí semana también con la moda del momento: “mamá, las pulseritas de colores con forma de animales”, “mamá, los cromos de hello kitty”, “mamá, los cromos de la liga”, “mamá, las pegatinas de monster high” y yo bombardeada y alrededor mío los compañeros y amiguitos de mis hijas con los cromos, las pulseritas, las pegatinas o los pokemons. Así que tú te vuelves la madre extraterrestre si no sigues la “onda”. Pues de marte vengo yo, ea.


O el niño crece y aprende a sobreponerse a la frustración o se convierte en un malcriado”.


Les hacemos un flaco favor a nuestros niños si no somos capaces de educarlos en la frustración, les convertiremos en adultos niños eternamente insatisfechos. Además, es importantes que les enseñemos el valor de las cosas. “Sólo vale 1 euro, mami”. Un euro es lo que tiene una familia entera para comer en muchos lugares del mundo.

Y sí claro, claro que tendrán finalmente su coleeción de pegatinas monster high pero les va a costar su esfuerzo. Se la van a comprar ellas con su “ esfuerzo y responsabilidad”. Cada semana un reto. Esta estamos poniendo y recogiendo la mesa todos los días y aprendemos y hacemos como podemos nuestra cama antes de ir al cole. Creo que conseguirán su álbum este sábado.





lunes, 7 de noviembre de 2011

Despertando al lunes


Lunes, lunes, lunes. Yo podría poner en casa una grabación y activar el play cada lunes a las 08.00h de la mañana. A saber:


YO: “Venga, levantaros que es tarde”, “Vamos arriba niñas”,

ELLAS: zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

YO: “Esta noche a las nueve en punto en la cama¡. Abrase visto, no hay quién os levante¡¡¡¡¡

ELLAS: zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

YO: Arribaaaaaaaaa¡¡¡¡¡


YO: “Haz pipí, venga lávate la cara¡

ELLAS: “Mami el cola-cao, más galletas”,

YO: “vamos a llegar tarde”,

ELLAS: “ Quiero el pelo suelto”, “yo coleta, ay me das tirones¡¡¡¡”

YO: ¡¡¡los dientes¡¡¡¡¡

ELLAS: “un momento mami, que voy a meter un dibujo en la mochila”

YO: “vamos, nena, ponte el cinturón”

ELLAS: “mami, no aparques en el vado¡¡¡¡¡”

YO: “un beso princesas, que tengáis un buen día”




viernes, 4 de noviembre de 2011

¿un sueldo para el ama de casa?


Esta mañana mi pequeña pizpireta me ha sorprendido preguntándome si yo ganaba más dinero que papá, "porque tú trabajas más, mami", me ha dicho mientras la peinaba antes de salir al cole.

"Mami no tiene salario, cariño", le he dicho.

Ha salido disparada, a abierto su hucha y me ha dado 1 euro con 20 cm, todo un tesoro para ella. "Toma, mami, yo voy a pagarte".

Una anécdota matutina que ha sugerido mi reflexión de hoy y que yo lanzo al túnel del hada par ver qué opinas tú. Lo cierto es que si debe o no existir un salario para el ama de casa no es un debate antiguo, todo lo contrario. Se trata de una promesa en el olvido muy recurrente en campaña electoral. Aquí dejo algunas noticias al respecto recogidas en diferentes medios de prensa:


“En el estudio "La Cuenta satélite" se analiza en profundidad el papel que tienen las amas de casa en la economía y se llega a la conclusión de que este colectivo representa el gran motor, no sólo de la economía, sino de la supervivencia de los hogares. Cuantificar el valor monetario del trabajo doméstico es una tarea muy compleja, pero si se calculara un salario bruto medio por cada hora que las españolas emplean en ello, su valor monetario sería de unos 424.140 millones de euros (casi la mitad del producto interior bruto español).

No es justo que, a pesar de esta importancia, hasta ahora este hecho haya pasado inadvertido para la economía porque no se ha estudiado suficientemente este mercado. Y no se tiene en cuenta que el trabajo no remunerado, incluyendo el voluntariado, supone en España el 60,71% del Producto Interior Bruto (PIB). Un trabajo que en torno al 80% hacen las mujeres.”




El último informe de 2010 de la Comisión del Pacto de Toledo propuso que se estudiasen las medidas necesariarias para que las amas de casa pudiesen cotizar para la pensión de jubilación. La propuesta sugirió al Gobierno implantar un incentivo fiscal para generar pensiones para cónyuges no presentes en el mercado laboral. Una propuesta que el Ejecutivo no ha vuelto a retomar.


Un estudio elaborado por la Escuela Superior de Administración y Dirección en Empresas (Esade) señala que las amas de casa deberían percibir, si contamos una jornada semanal de 40 horas y considerando el esfuerzo, la responsabilidad y la experiencia, unos 21.000 euros anuales, 1.750 euros al mes. Este salario es similar al de un técnico de control de calidad o el de un grabador de datos informáticos. “


El Supremo otorga a una divorciada una compensación de 108.000 euros por trabajar en el hogar durante 15 años

Sueldo de justicia para el ama de casa

La ocupación de ama de casa no es una profesión que cotice en la seguridad social, por más que a los políticos se les llene la boca en las campañas electorales. Sin embargo, el Tribunal Supremo (TS) sí lo considera un trabajo más.”









sábado, 29 de octubre de 2011

La mujer que hay detrás de mamá


Casi como cuando tomas un buen café y saboreas su aroma y su gusto en el paladar y no quieres tomar nada que interfiera en esa sensación, así me pasa, igual, cuando acabo un buen libro. Durante unos días no puedo leer nada más, necesito saborearlo, pensarlo y reposarlo. Esta semana he terminado “Las hijas de Hanna”, de Marianne Frediksson. Lo cogí en la biblioteca, no de forma pensada, fue un impulso. Recuerdo que había visto a una compañera en la facultad disfrutando con su lectura y es que fue un éxito editorial a finales de los noventa.

Es precioso y lo recomiendo a las que son madres y a las que no lo son porque todas somos hijas. “Las hijas de Hanna” es un abrir los ojos a las relaciones madre-hija, a su hermosura, su complejidad, su dificultad y al camino que recorremos para entendernos y respetarnos pero es sobretodo un brindis al amor incondicional que existe entre unas y otras.

Solemos mirar a nuestras madres, yo me incluyo, como madres y ya está, ignorando, desconociendo muchas veces a la mujer que hay detrás con sus sabores y sinsabores, exigiéndoles siempre. Ignoramos sus miedos, sus anhelos, sus expectativas, sus éxitos, sus triunfos, sus fracasos, sus amores, sus deseos. En fin, poco sabemos muchas veces de la mujer que es nuestra madre porque, de alguna manera, todos adolecemos de ancestral egoísmo filial.

Ahora que soy madre respeto mucho más a la mía. Son muchas las veces que me sorprendo a mi misma diciendo las cosas que tantas veces repetía mi madre y yo detestaba, ja,ja. ¿Lo haré yo mejor?, no, lo haré diferente pero con la misma entrega. Y ahora mis hijas me ven como supermami, la que las cuida, las mima, las protege, las ayuda en fin a crecer, sencillamente perfecta.

Ayyy, princesas, si al crecer os dais cuenta de que yo también me equivoco, sabed que lo estoy haciendo como mejor sé.


Pd. Gracias Mamá. TQM

miércoles, 26 de octubre de 2011

"Mordiendo manzanas y besando sapos"


Este domingo llevamos a las hadas al teatro. Estrenaban La Bella Durmiente for kids, escenificada por el Grupo de Teatro Lorenzo Medina, de Valdepeñas (Ciudad Real).

Sentada en mi butaca no pude evitar pensar en la “evolución” de las princesas Disney. Atrás quedaron Cenicienta, Blancanieves y la bella Aurora que ensalzaban la belleza, la bondad y la búsqueda del príncipe azul como fin último. Pareciera que las princesas han ido creciendo con nosotras. Llegaron después, no sé si por este orden, la Sirenita, Mulan y Pocahontas. La princesa del mar, no podía escoger y se hacían necesarias las renuncias, me explico, “o las piernas o la cola”. Mulan, por su parte, se las vió y se las deseó para poder acceder a un puesto reservado sólo para hombres. Y Pocahontas, no sé, lo dejo a tu elección. Ha tenido que llegar Tiana, más cercana a la mujer de hoy, para conseguir su sueño de princesa emprendedora y hasta la última, Rapunzzel, capaz de luchar contra su destino y soltarse la melena para comerse el mundo. Espero que las princesas venideras sean un espejo mejor y más real en el que mis hijas se miren.

“Mordiendo Manzanas y Besando Sapos”, hace un recorrido por la evolución de las princesas animadas y la mujer del siglo XX. No he tenido ocasión de leerlo, todavía. Autora: Doly Mallet

jueves, 20 de octubre de 2011

Conciliar es más difícil si vives en ...pero se lleva mejor si tienes buenas amigas


Allá donde fueres, haz lo que vieres. Y así hice yo, aunque tengo que decirte que me costó bastante. Cuando conciliar sigue siendo trending topic entre las féminas con hijos, yo rompo una lanza por las mujeres manchegas y por las andaluzas y por todas aquellas que residen en una u otra comunidad autónoma con horarios escolares intensivos de 09.00 h a 14.00h. Que sí, que ya lo sé, que me lo han comentado los maestros una y otra vez, que es éste el horario europeo, que lo anormal es lo otro, díganse los horarios de mi Catalunya natal, la capital Madrid y el resto, que tienen a sus colegiales de 09.00 h a 17.00h en el centro escolar. “Esos son horarios para padres, no para niños”, me espetó con toda razón una buena amiga maestra de profesión.

Pero digo yo, ¿cómo se incorpora la mujer aquí al mercado laboral?. Voy a explicartelo:


Opción a: ni te imaginas el entramado familiar, aquí las abuelas, abuelos, tíos y sobrinas ejercen de lo lindo.

Opción b: trabajas en jornada intensiva y reducida

Opción c: renuncias

Opción d: todas las demás son correctas.


Porque si en cualquier otro sitio, te preocupas de cómo y quién cuida a tus niños a partir de las cinco, aquí eso se adelanta a las dos y además debes preocuparte de la comida porque, por lo general, no hay servicio de comedor. Todo esto te lo explico yo que soy afortunada y estoy en casa. No he podido recurrir a la opción a porque vivo a 800 km de la familia, tampoco a la opción b porque los trabajos que se adaptan a mi perfil requieren jornada completa y flexibilidad. Ja, me río. Todavía no he recurrido a c pero poco me falta para tirar la toalla.


Lo que sí quiero resaltar es la curiosa cadena solidaria se establece entre nosotras las madres. Porque, como yo, son muchas las que no cuentan con apoyo familiar y como vale más un buen vecino que un mal pariente, te puedes imaginar la organización que desplegamos:


“ Tú llevas a las niñas a inglés que yo las recojo”

“ Te dejo al niño esta tarde que voy al dentista”

“ Me la traes de clase de ballet que aprovecho y compro”

“Gracias por llevarlas a merendar, así guardo cama por el resfriado”


Y así, las que te podría contar. Gracias a todas mis amigas, esas madres que sortean solas y con dificultad esta etapa. Juntas lo hacemos más fácil.



martes, 18 de octubre de 2011

Una pequeña gran crisis en casa


Se me ha ocurrido preguntarle a Pitagorina ( 7 años) por la crisis. “ ¿Sabes lo que es”, “claro mami, crisis es que los políticos se han vuelto locos y nos ponen estatuas pero no ponen fábricas” upps, me digo. Nunca deja de sorprenderme su lógica aplastante. Claro que Pizpireta (5 años) no se ha quedado corta y asegura que “crisis es no tener agua en casa”.


Y vaya que sí, menuda crisis la que hemos vivido en casa durante tres días y la que han vivido todos mis vecinos y cuando digo todos, digo todos, los 30.000 aproximados que somos en este punto de la Mancha. Como lo oyes, 3 días nos han tenido sin agua a toda la población, con sus noches.

Y no me extraña que mi pequeña, aquejada de gastroenteritis lo haya vivido como una gran catástrofe. Sin poder ducharnos, con sartenes y platos y más vasos apilados en los senos de la cocina y con los palets de agua en Mercadona y el resto de supers agotados. Esta mañana nos hemos duchado en casa con conocimiento de causa, superada la “crisis”que diría mi peque.

jueves, 13 de octubre de 2011

tras una larga excedencia, volver a trabajar


“Y dígame, ¿qué ha estado haciendo los últimos 4 años?” Vamos a ver cómo se lo explico al psicólogo que me ha entrevistado esta mañana. Sí, participo en un proceso de selección y eso es todo un reto porque no puedo reunir mayores circunstancias:


a. Hay crisis.

b. Tengo 36 años.

c.Llevo 4 años sin estar nominizada que no parada.

d.Soy mamá de dos niñas pequeñas.



Hoy no me he escondido y por encima de mi trayectoria profesional anterior, de mi formación y de mis ganas de volver al mundo laboral, he destacado enormemente mi trabajo en los últimos años que me ha proporcionado:


a. Creatividad en abundancia.

b. Alta tolerancia al estrés.

c.Capacidad para gestionar cambios imprevistos de última hora.

d.Superación de crisis.


En fin, ¿son o no esas algunas de las cualidades que más se valoran en los procesos de selección?. Por añadir que he hecho: enfermería con sus noches de guardia, de maestra, de cocinera, de terapeuta y por supuesto de magnífica empresaria al mando de la empresa insignia que es mi casa y mi familia.

Para mi sorpresa, la defensa de mi currículum ha sido un éxito y el proceso continua. To be continued.




martes, 11 de octubre de 2011

Cuando los alumnos somos los padres. Gracias profesora


Esta tarde me he dado un masaje. No me malinterpretes, sabes que no tengo tiempo para eso. Hoy teníamos tutoria de inicio de curso de la clase de Pitagorina, segundo de primaria. Obviamente ya hace unas semanas que el cole empezó pero su tutora ha querido esperar unos días para hacer un seguimiento y evaluar a sus alumnos antes de presentarnos los objetivos del curso y las expectativas puestas en los niños y en nosotros, las familias.

Y sí, claro, nos ha definido los objetivos pedagógicos especialmente en lectoescritura y matemáticas, ha vuelto a incidir en la importancia de fomentar la lectura, de crear unos hábitos y tener un espacio y un tiempo para la tarea escolar, etc. Y ya nos había explicado cómo los iba a evaluar, cómo quería que colaboráramos con ella activamente, cuando empezaba el intercambio de libros y otros tantos temas más académicos, cuando ha llegado el masaje .

La profesora de mi hija a la que, perdón no os he comentado, ya conocemos porque ha sido también su tutora en primero, nos ha improvisado una fantástica charla sobre la importancia de educar en valores. “ Educar no es solo dar conocimientos es formar, formar a las personas que serán mañana”. Muchas veces, nos ha dicho, nos dedicamos y preocupamos por las cosas que tienen que hacer y nos olvidamos de hacer con ellos, de estar con ellos. “Disfrutad al máximo de vuestros niños, prestadles toda vuestra atención, porque el tiempo es implacable y no vuelve”. Y, con la serenidad que la caracteriza, con esa paz que pocas personas saben transmitir nos ha lanzado algunos consejos que yo comparto contigo:


  1. Construye la autoestima de tu hijo/a. Alaba su esfuerzo, en especial en todo aquello que sabes que más le cuesta. Olvidate de frases como “lo has hecho fatal”, “eres un desastre”, “no aprendes nunca”, “tu hermano o tu amiguita, ellos sí lo hacen bien” y otras similares que por supuesto se nos escapan alegremente. Siéntete orgullosa/o de sus logros y muestraselo.


  1. Practica el perdón en casa. Los padres también tenemos que saber pedir perdón. Un mal día lo tiene cualquiera, tensión en el trabajo, las preocupaciones diarias y ¿quién lo paga?. Pues si has dado un grito desafortunado y lo sabes, dí a tu hijo sencillamente que lo sientes.

  2. Para que te respete, respetalo. Escucha su opinión, consultale las cosas aunque la decisión sea tuya, hazlos partícipes de la vida familiar.

  3. Fomenta su responsabilidad y su colaboración en casa.

  4. Enseña la generosidad no entendida económicamente “Hay que darse, no dar”.

  5. Educa su urbanidad, algo que estamos perdiendo. Cosas tan sencillas como dar los buenos días, pedir permiso para levantarse de la mesa, saber escuchar, dejar paso a los mayores y esperar para pasar o ser puntual, sin ir más lejos.


Pitagorina y sus amigos tienen mucha suerte porque no tienen una profesora cualquiera, tienen una maestra con vocación de enseñar, de educar y de formar. Muchas gracias Profesora.






domingo, 9 de octubre de 2011

Cuídate tú también mamá


Hay días. De esos que te vence la añoranza y que si aderezas con una otitis, más alergia, más periodo menstrual, te dejan KO. Hoy ni la sonrisa de mis hijas, tira de mi y en mi cabeza revolotea una frase legendaria de mi madre: “hija, si no te cuidas tú, no te cuida nadie”. Ser madre es uno de los mayores gozos de la vida, genera enormes satisfacciones, pero también grandes retos y mayores responsabilidades.

A veces nos olvidamos de querernos, de cuidarnos y mimarnos y eso es esencial para querer, cuidar y mimar a los que nos rodean. Somos mujeres multitarea y es hora de reeducarnos y de reeducar a nuestras familias. Necesitamos buscar un ratito al día para nosotras. ¿Cómo? Yo voy a intentarlo con estos propósitos que espero poner en práctica desde hoy mismo:

1º Voy a ser menos autoexigente. No pasa nada si la casa está menos ordenada o si me tropiezo con los juguetes en el pasillo.

2º Voy a buscar un espacio para mí, que por favor no sea el momento de acostarme porque los párpados se me cierran en la línea tres del libro que sea que me esté leyendo.

3º No estás sola. Papá existe y a veces somos nosotras quienes nos cargamos de tarea adicional porque pensamos que lo hacemos mucho mejor. Delega.

4º Puedo cuidarme un poco más. Necesito un poco de deporte ya. ¿empiezo con 20 minutos al día caminando?.


Un beso a todas las mamás y mi deseo de que tú también te cuides.



miércoles, 5 de octubre de 2011

Primeras decisiones: fuera estrés


Llevaba inquieta varios días con sus noches también. El inicio del curso se me antojaba intenso por la presión que las actividades extraescolares iban a ejercer sobre mi hija mayor: ballet, piano, inglés y adicionalmente este año empezando catequesis. “Es una niña lista y podrá con todo”, me decían algunas amigas, “¿estás loca?, vas a inyectar estrés en vena a una niña de 7 años”, me aseguraban otras mamás.

Estrés a ella, a su hermana pequeña a la que inevitablemente arrastro coche arriba, coche abajo para llegar a tiempo a todo, estrés para mí que luego corro con las duchas, los deberes, las cenas, los cuentos, los dientes, los pijamas.....uff¡¡¡ y estrés para papá que luego aguanta el algo estamos haciendo mal de mamá. STOP¡¡¡¡. A todo hay que decir que mi hija jamás ha ido obligada a nada y que ha soltado lágrimas para tomar su primera decisión importante. Está creciendo. Así que a principios de semana Pitagorina habló al respecto: “mami, yo lo que realmente quiero es bailar, el piano puede esperar”. Cuatro horas menos a la semana de carga extraescolar en la mochila, todos en casa respiramos mejor.

A veces los padres por querer ofrecer todo a nuestros hijos nos olvidamos de lo importante, de su tiempo para crecer, jugar, desarrollarse y hasta aburrirse. Hay que escoger y priorizar lo importante, lo que les gusta y no lo que nos gustaría. En lo que llevamos de semana Pitagorina tiene tiempo suficiente para hacer sus deberes del cole (lo más importante ahora), leer y jugar con su hemana (imprescindible), ir a clases de ballet con sus amigas ( genial para hacer ejercicio y desconectarse) y a inglés un par de horas por semana ( a esto sí me he impuesto). “Estoy contenta con mi decisión, mamá”, me ha dicho esta mañana. Yo también estoy contenta de haber levantado a tiempo el pie del acelerador y dejar que mi hija se tome su tiempo y siga creciendo feliz, sin convertirse en una niña estresada hija de los tiempos que corren.


domingo, 2 de octubre de 2011

Con fuerzas para empezar la semana


Y me siento, por fín, en el sofá, con la satisfacción de un fin de semana estupendo. Sí, estupendo. Y eso que no hemos ido al centro comercial, no hemos comprado nada en especial y tampoco hemos comido fuera. Pero sí hemos montado en bici, hemos recogido un buen par de bolsas de piñas en el campo, disfrutando del paisaje y de la conversación de mis hijas....que no callan¡¡. Hemos escuchado música y bailado en el jardín disfrazadas al son de la música que pinchaba papá. Hemos desayunado, comido, merendado y cenado en familia lo que en familia hemos preparado y así sin más, nos hemos puesto las pilas para empezar la semana que se avecina complicada.

sábado, 1 de octubre de 2011

Para reflexionar


Sirva mi entrada de hoy para la reflexión. Dormidas ya las niñas, zapeaba ayer noche por la televisión sin ánimo de ver nada pero sí de holgazanear en el sofá. Descartados los programas destrozapersonas, conocidos como telebasura tipo Sálvame o los politizados a un extremo u otro, díganse Intermedios o Gatos al agua, me quedé enganchada entre dos aguas:

El nuevo Buscamundos de la 2 y el ya clásico Supernanny en Cuatro. Estupefacta, cambiaba a un canal y a otro. La niñera más famosa de la tele ayudaba a unos papas desesperados a que sus hijos respetaran la mesa y se comieran la verdura sin necesidad de tirar los platos al suelo. “No quiero”, “esto es un asco”, “te lo comes tú”, decian los niños que acababan siendo premiados con pegatinas y juguetes si conseguían siquiera probar la comida.

Al otro lado, en la segunda de la tele, nos trasladaban a Puerto Príncipe y nos mostraban comedores, habilitados por ong's varias, hasta arriba con niños malnutridos haciendo cola con una sonrisa para recibir su alimento del día: una pasta en crema de cacao.

No voy a añadir nada. Hoy mis hijas han apurado el colacao hasta la última gota. Acabáramos.